lunes, 10 de mayo de 2010

jueves, 8 de abril de 2010

Proyecto : Paisaje y forma de la desertización


Fue un proyecto creado para la asignatura de paisaje donde quería experimentar con los pigmentos de manera libre y aleatoria. Sobre un soporte de madera realicé una pintura de un paisaje del Desierto del Sahara. Sobre esta pintura utilicé pigmentos en polvo mezclado con sal común creando un paisaje totalmente diferente a la desertización. A continuación introduje todo el soporte en un gran recipiente lleno de agua y deje que esta dilullera y jugara con los pigmentos a su antojo, creandose una serie de formas y colores my llamativos que dejarían ver el primer paisaje desértico que realicé. Hice una sesión fotografica del momento y lo plasme en este video.
video

lunes, 29 de marzo de 2010

Pensando

"Pensar quizás no sea lo que mejor hago. Pero lo hago"

jueves, 25 de marzo de 2010

La Noche


Por una vez existe el cielo innecesario.
Nadie averigua acerca de mi corazón
ni de mi salud milagrosa y cordial,
porque es de noche, manantial de la noche,
viento de la noche, viento olvido,
porque es de noche entre silencio y uñas
y quedo desalmado como un reloj lento.

Húmeda oscuridad desgarradora,
oscuridad sin adivinaciones,
con solamente un grito que se quiebra a lo lejos,
y a lo lejos se cansa y me abandona.

Ella sabe qué palabras podrían decirse
cuando se extinguen todos los presagios
y el insomnio trae iras melancólicas
acerca del porvenir y otras angustias.

Pero no dice nada, no las suelta.
Entonces miro en lo oscuro llorando,
y me envuelvo otra vez en mi noche
como en una cortina pegajosa
que nadie nunca nadie nunca corre.

Mario Benedetti -Nocturno-

Atardecer oriental

martes, 23 de marzo de 2010

La Gorgona



Vuélvete atrás, y cúbrete los ojos;
que si sale la Gorgona y tú la vieras
ya no podrías volver nunca arriba.
Así dijo el Maestro; y volvióme
él mismo, y no confiando en mis manos
me los cerró aún con las suyas.

¡Oh vosotros que tenéis el intelecto sano
mirad la doctrina que se esconde
bajo el velo de los versos extraños!

Y ya venía subiendo por las fangosas aguas
un alboroto de espantoso sonido
que hacía temblar a las orillas ambas;
a la manera de un viento
que, impetuoso por adversos ardores,
hiere a las selvas, y sin tregua alguna
las ramas rompe, abate y arroja afuera:
y adelante polvoriento va soberbio,
y las fieras ahuyenta y los pastores.

Liberóme pues los ojos y dijo: Alza arriba
el nervio de tu rostro tras aquella espuma antigua
allá por donde el humo es más acerbo.

Divina Comedia de Dante Aligieri - Canto XI

Triptico urbano

lunes, 22 de marzo de 2010

Big Bang


EXPLOSIÓN¡¡
Todo lo anterior se dispersa y desaparece,
nace un nuevo pensamiento, una nueva sensación, un nuevo modo de vida... empieza un nuevo día.

El Mirador


LUZ, claridad, desahogo, descanso...INICIO

miércoles, 17 de marzo de 2010

nacimiento natural del caos

"Mas allá de nuestros intentos por controlar y definir la realidad se extiende el infinito reino de la sutileza y la ambigüedad, mediante el cual nos podemos abrir a dimensiones creativas que vuelven más profundas y armoniosas nuestras vidas".

Ruinas


El término ruinas es usado para describir los restos de arquitectura humana, estructuras que alguna vez fueron un todo, pero que se han derruido parcial o completamente debido a la carencia de mantenimiento o a los actos deliberados de destrucción. Cada una de ellas recogen sus historias, personajes y acontecimientos.
La serpiente que danza

¡Cuánto gozo al mirar, dulce indolente,
tu corpóreo esplendorl
como si fueran seda iridescente
tu piel y su fulgor.

Y sobre tu profunda cabellera
de un ácido aromar
-cual un mar errabundo, sin ribera,
en azul ondular;

como bajel que despertó del sueño
al viento matinal,
lanzo mi alma en soñador empeño
hacia el piélago astral.

En tu mirada que nada revela
de dulzura ni hiel,
mezcla de oro y hierro se congela
para el doble joyel.

Mirando la cadencia con que avanzas
bella de lasitud,
dijéranse las serpentinas danzas
al ritmo del laúd.

Agobiada de un fardo de molicie
tu cabeza infantil
se balancea como en la planicie
una leona febril.

Y tu cuerpo se inclina y se distiende
como un ebrio bajel,
y va de borda en borda mientras hiende
las aguas su proel.

Cual la onda engrosada por las fuentes
del rugidor glaciar ,
cuando asoman al filo de tus dientes
espuma y pleamar,

creo beber un vino -sangre y llama,
sima y elevación-,
un vino que me inunda, que me inflama
de astros el corazón.

Charles Baudelaire